martes, 15 de marzo de 2016

A MI ANDALUCÍA

Campos de Andalucía
que impregnáis mi piel
de nostalgia infantil,
donde mis pies  de niña 
dejaron sus huellas
junto a tus olivares.

Campos de Andalucía
que al veros de nuevo
regresáis recuerdos
y revivís en mi sangre
siglos de herencia andaluza
gravados en mis genes
cual hierro candente
deja su marca de dueño presente
y sierva amorosa
que venera tu tierra
con el cariño que un día,
mi amor de padre
me enseñó a quererte.

Campos de Andalucía
cortijos y olivares,
casas encaladas de 
tu blanco celestial,
enrojecidas de geranios
e impregnadas de jazmín,
dejadme seguir amando
ésta tierra que un día
de la mano de mi padre
pisaron mis pies de niña.

Y a la sombra de la roca
que emerge del cerro verde,
mis ojos divisarán recuerdos
del recorrer de tus calles.

Campos de Andalucía
que vistes de verde olivo
la tierra que el toro bravo
capotea embravecido
entre encinas y caminos.
En éste adiós que hoy te digo,
dejad que partan conmigo
el sabor de tu alfajor,
el olor de tu naranjo
y el cantar de tu guitarra,
mientras resuenan sus notas
al amor de mi niñez
en mi tierra castellana.

4 comentarios:

  1. Que bien has descrito en tu bello poema, esa magnífica tierra a la que llevo en mi corazón.
    ¡Enhorabuena!
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mari Paz. Lindas tus palabras que me dedicas con gran cariño. Un beso para ti también.

    ResponderEliminar
  3. Gran poema, un sabor a grandes maestros como Machado, Hernández o Lorca...

    Enhorabuena Areños.

    ResponderEliminar
  4. Me halagas Oscar. Muchas gracias por tu comparación, pero tales poetas están bastante lejos de mi alcance. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar