martes, 26 de septiembre de 2017

A MI RÍO CARRIÓN

Agua que llevas viaje
desde la cumbre hasta el mar,
transparente y cristalina,
limpia desde el manantial
donde brotas resurgiendo
para luego navegar,
sin barco ni timonel,
ni velas al viento van.

Río Carrión de mi tierra
que llevas desde la sierra
hasta el labriego tu agua
para que riegue sus campos
de ésta tierra castellana.
¡Ay cuánto en tus riberas
yo jugué con una vara,
lavé trapos de muñecas
y mis pies chapotearon
en esas, tus frías aguas
tardes que agosto traía
de bien cargada solana.
Sesteando en tus orillas
tu soniquete era nana.

El tiempo no te ha cambiado
aunque alguna maleza guardas.
¡Qué bello reflejo deja
el sol, sobre tus aguas,
que no hay cuadro pintao más bello
ni tampoco más bella estampa!

La vereda se estrecha
y te pierde mi mirada,
más aún queda camino
y en mí alberga la esperanza
de encontrarnos más abajo
junto al Pisuerga, el cual,
vas y regalas tus aguas.

Te despides viejo amigo
que hasta aquí me acompañas,
yo regreso a la ribera
y retorno río arriba
para verte nacer de nuevo
en mi montaña palentina.


No hay comentarios:

Publicar un comentario